martes, septiembre 25, 2007

Membrillo y Gato en el Tejado.

Imag: Herr Monty, espléndido felino que reina despótico en esta casa.

De un tiempo a esta parte he tomado gusto por la didáctica de lo extraño; por lo residual y acaso marginal; por lo con toda probabilidad rayano con el mas supremo de los desintereses. Pelillos a la mar. No indago en este proceder porque lo se inútil. Cultura al fin, igual me da que sean unos u otros los motivos ante cuya línea de salida me coloque...


¿Rondo la certeza si digo que, probablemente, escribo y poso cosas que solo a mi interesan? Yo qué se. Causa y efecto si acaso. Nada que objetar por mi parte. Claro, que tampoco es higiénico manosear con tan serena complacencia el cilicio -inverosímil- de la jeremiada.

Échense unas risas si gustan, pero tengan por cierto que estas entregas tienen su publico:

# Su Ilma. el señor Arzobispo de Tarantasia, por ejemplo.
# Los doce Pares de Francia.
# Un tal Aymery Picaud, correveidile papal que desde el lío aquel que tuvimos en Saint-Julien d'Arpeou me debe dinero.
# Micer Saulos, dicho también Pablo de Tarso; a este le apeó de un caballo capón un tío mío que apareció en Damasco montando en una fulgura; puso denuncia el derribado y hasta que no se resuelva el pleito esta la fulgura presa en el cuartel de bomberos de Alepo.
# Donna Ninnolo de Benaugurato, dueña entrada en kilos que cose tabaqueras con los testículos de percherones como materia prima; es la neumática señora de la campechana y eglógica Armórica.
# Lotaria de Borchen, una mezzosoprano que fue violada por uno al que las autoridades dicen el del "Pompón Rojo"; preso que fue, ahora anda a pájaros por ahí, afilándose la picha para volver a las andadas.
# Israfil Cierrapico, cabo, bombo de la orquesta municipal de mi pueblo, cornudo, muy cornudo.
# Don Jebald, un teutón al que conocí peregrinando al Señor Santiago.
# Perruco Lirio, menudeo su taberna porque fía y no bautiza el vino.
# Tadeo Singallo, uno que corre pólizas de seguros para los Buensignori.
# Dama Aude, una que explica el futuro con los dedos..., por tapices, quiero decir.
# Fray Gómez García, abade de Veladolido que trova en la dulce lengua gallega; con Pero García, Pero Barroso y Pero González de Mendoza estoy reñido.
# Lucrecia Borgia, una zorrita a la que conocí cuando por ir preparado a las bodas de Canaán me apunté en una academia de bailes de salón, fue pareja mía en eso del cha-cha-cha, tiraba a marrana y tenía los dientes cariados.
# Don Perejiles, notario con el que juego al ajedrez, tiene querencia por la "apertura Reti", y colecciona ejemplares de la revista "MANIFOLD".
# Pedro Saputo, no puedo recordar con precisión de que le conozco, seguro que de algún acontecimiento feliz y disparatado.
# Inesina, una del barrio que trabaja como lencera en "Villa Merluzos", conocida tal casa de cuento y dislate antes como Moncloa.
# Pepe Colleone, el "Capao", que capole (otro día lo contare por lo menudo) con falso mimo y traición una moza de tronco de la secreta del partido que gobierna; a día de hoy, por violar a un ingenuo pastor, anda la capadora en prisión: pidió la de la secreta ser servida de "churras", y sirviéndosele ovejas y no CHURROS -para la merienda, supongo- parece que enloqueció.
# Adam Ries, el hermano de mi amigo Zwickau; asistí con poco aprovechamiento a la Escuela de Aritmética que tenia en Erfurt.
# Ali Bey, un turco al que le vendí, no recuerdo donde, un emplasto para las almorranas.
# Don Josué Israelí, un loco que perdió salud y fortuna en el proyecto de una maquina que no dejara salir a la luna; me gorronea tabaco y pregunta monomaniatico por unos parientes que emigraron a la región de los Deux-Sèvres.
# Señora Laverga, vive por ahí, por el norte; tiene criados orientales y les viste con librea.
# Don Júpiter de Perigueux, un cojo críptico con el que intercambio recetas de cocina; he oído que cocina para los canónigos de Amiens.
# Quitín el Parvo, un tonto más listo que el hambre.
# Restif de la Bretonne, maestro putañero, rousseniano, pornógrafo de categoría; mantenemos intenso trafico postal; salí, joven e inexperto, con una de sus hijas: educadas con rigor para alcanzar la excelencia intelectual.
# Aristóteles Mollera, anda con un teatrillo de títeres y en los entreactos da lección de como lanzar el boomerang.
# Monsieur Delambre, un saltarriscos que tiene por oficio el de aquilatar arcos y meridianos por trigonometría.
# Profesor Frank, inventor boreal, de Copenhague para ser exacto; tiene la patente del "Vinaigre des quatre voleurs".
# Don Thédise, jubilado; lemosin que emigrado a Londres puso carnicería en Holborn. No esta probado que Jack Destripador aprendiera el corte que dicen de escudo allí, en su casa.
# Giuseppe Verdi, mi vecino de abajo; tres veces le he pinchado las ruedas de la moto porque con sus músicas no me deja dormir; tengole avisado de que si no muda de horario daré parte a la municipalidad.
# Dom Férotin, en la ultima Feria del Libro me dedicó aquel libro suyo titulado “Apringius de Beja. Son Commentaire sur l' Apocalypse par Beatus de Liebana”.
# Baltasar de Carolopontis, antes de examinar de perfumes para el Basileo fue lanistae de futboleros.


No se imaginan ustedes lo facilongo que me resultaría continuar; pero no, corto y cierro esta nomina genial y embravecida. Corto por no apabullar con el numero de mis relaciones y dejar a un montón de colegas con sensación de desvalimiento. No, hombre, no, no se lo tomen a pecho; lo antedicho tómenlo como homenaje. Pues la ficción, el pensamiento simbólico es el nexo más fuerte con nuestros antepasados. Antes que ciencia y filosofía, antes que la escritura mismo, corrían cuentos y leyendas con cuya narración "comentada" se trataba de explicar el mundo. O eso me parece a mi.


<<<<---->>>>


Paso ahora a lo que de verdad interesa, a lo que sin pretenderlo educa:

Tengo gusto por las mañanas soleadas y moderadamente ventosas y frías. En ellas, si se da la ocasión y con el gato que vive en casa cual mi sombra, subo al tejado. Él, dicho Monty, cata vientos, enreda con cuanto objeto volandero llama su atención o acecha, con la envidiable paciencia de los de su raza, a los pájaros. Yo fumo, sorbo café de un termo, me desperezo y leo ( invariablemente en las paginas leprosas del mismo libro). Para llegar al tejado es inevitable cruzar a lo largo el desván abuhardillado, y allí, en el extremo mas luminoso, sobre una escalera de mano de la que me sirvo para auparme al exterior, un único libro, el libro, Mi Libro de Aires, Gato y Tejado. Es la pieza pura esqueletura, mojama; con las tapas de pasta española derruidas, mucho he especulado sobre su primer origen, sobre el autor que le "recopilo" y la imprenta que le parió; le sé, eso si, anterior a 1882 y con un valor de 14 reales. Llama la atención que su genero sea el epistolar, tan ruin por estos lares, cuna de gente tan movediza como las nubes (meditare sobre ello). En fin, pongo ahora lo ultimo que he leído en mi sesión de tejas.


Fernan Gomez de Cibdad Real á D. Pedro de Stúñiga.

El can de buena raza siempre ha mientes del pan é la casa. Este proverbio me atañe á mi, que la casa de vuestra merced é el pan que mi Señor é yo é mi hermano comimos de vuestra merced, siempre está faciendo sangre que bulle é punza á la fidelidad é amor que le tenemos, é á los suyos, que bien es sabido en la casa del rey. Deste exordio vuestra merced podrá conocer lo que le querré ajuntar, que esto bastaba; mas diré más, porque no me queda nada en el trascuero de lo que yo me imagino, que de pro al honor é facienda de vuestra merced puede ser. Vos, Señor, que del rey habeis recibido honra más que vuestro padre la ovo de otro rey, é aunque vuestra merced es tan grande por su abolengo en sangre noble, os ha fecho el rey más grande con estados é alcaldías é juros; no debiades andar en compaña de los que á su Señoria son tan agrios é disgustosos. E mirad, Señor, que facer mal á uno, é decir que se face por le facer bien, solo á mi é los de mi arte atañe, que punzamos el cuerpo á un febrático, é le lavamos la sangre é el pan é el agua, con dolor que padece, é se lamenta é todo es por meterle la salud en el cuerpo, aunque sea con dolor suyo. Mas vuestra merced no será abastanza poderoso para facer creer, que andar contra el rey es por servicio á su Señoria. Fágale vuestra merced servicio como el rey lo querrá, é su honra no habrá menester andar á facer argumentaciones é silogismos. E demás de la honra, vea vuestra merced otros tan altos como vos, que muertos son en castillos aprisionados, é sus bienes derramados á otros, é sus fijos son mendigos; é que siel rey face una buena vegada, vos é los que consuno andais, podrédes caer en una carcaba, como la que se face á los osos, que tarde os recobraríades...

Vos, Señor, que en años el mayor de los Grandes sois, menos el Conde de Benavente, é que podiades ganar una loa sin acabamiento, metiendo á estos caballeros en lo justo é en la obediencia del rey, é facer por humildad é por cristiandad lo que con guerras civiles buscais en daño de los viejos, é pobres criaturas, é dueñas é doncellas de los pueblos: que el afan sobre ellos cae. E librando á vuestros naturales, parientes é amigos, é criados é de vuestro bando, é de los otros que ofendido nos han, de derramamientos de sangre, é de muertes, é de dolores, gran loa se os seguiria de esto; é en el pecho del rey, que piadoso é amoroso es, meteríades un buen porqué de amor é de obligcion para mas ensalzamiento vuestro, é de vuestros fijos, é de vuestros nietos. Catad no os fagades aborrir de todos. Parad mientes que han de ver paradero estas guerras ceviles, é que, por bien que en paz queden todos, é asegurados de la vida é de la facienda, la loa de los que andarán con el rey será asaz ventajosa en lo venidero, de aquellos que del rey serán divisos é apartados. Si sobrado ando en lo contenido en esta epistola, no lo llamades con otro vocablo, que con sobramiento de amor é voluntad é buena fidelidad con vos é los vuestros...

Ya lo ven, una hermosa epístola, respetuosa y amonestadora a la vez. Por ligarla con la ciencia, que literatura y ciencia no son excluyentes, como me esfuerzo en demostrar, epístola cromosomatica, citogenica... Lo siento, surge la bobada de la contemplación de la fotografía de una célula trisomica (en los humanos contiene 47 cromosomas y se designa como 2n+1) que tengo sobre la mesa. Vale, colegas, prometo aprovechar mejor lo que beba.

Don Gaiferos (el "don" es imprescindible)



Publicado por Don Gaiferos en 9:38 p. m. |  
Etiquetas: , , ,