viernes, agosto 29, 2003

CRONICAS DEL AIRE VI.

Além da Terra, além do Céu

Além da Terra, além do Céu.
no trampolim do sem-fin das estrelas,
no rastro dos astros,
na magnólia das nebulosas.
Além, muito além do sistema solar,
até onde alcançam o pensamento e o coraçäo,
vamos!
vamos conjugar
o verbo transcendente, acima das gramáticas
e do medo e da moeda e da política,
o verbo sempre amar,
o verbo pluriamar,
razäo de ser e de vivir.

Carlos Drummond de Andrade


Con más estruendo que efecto, las cuatro gotas que caen redoblan a gloria sobre la mesa de la terraza. Herr Dürr, mi vecino, ha corrido el toldo y, ensimismado con el pincel en la mano, sigue con la copia de un cuadro de Balthus. El modelo por el que se guí­a es un estandarte movido por el viento que a veces tiene que detener con la mano. Entre las patas del caballete aprecio una botella mediada de vodka. No hay vaso, Herr Dürr bebe a morro, ducho como un cosaco. De la habitación de los belgas llegan, amortiguados por la bendita lluvia, tiros cinematográficos.

Acaban de irse de aquí un par de policí­as. Han venido a verme porque esta mañana, cuando la administrativa que tenemos salió a consultar unas cosas con el del almacén, algún cabroncete entró en la caravana y puso ruedas a un osciloscopio de muestreo digital, una sonda de suceptibilidad magnética, un CD de ZZ Top y otro de Orff, el bolso de la muchacha, unos prismáticos y una pera. Había instrumental de mayor calidad, pero los animalicos arramplaron con lo que estaba estuchado y, a saber por qué, con la puta pera.

Dice la poli que aproximadamente a esa hora fueron vistos dos tipos portando maletines en una moto y que lo están investigando. Pues eso, que lo investiguen bien y que les agarren pronto por los huevos. Será mejor para todos. Es decir, que para los cacos será más benigno que les eche mano la autoridad a que lo hagamos Jatav y yo, que tenemos nuestras pistas y a un par de sospechosos bajo el punto de mira de nuestro más profundo enojo. En oficios como el mío, que te llevan a cualquier ambiente y lugar, es imprescindible no dejarse amedrentar, actuar con contundencia ante la más mí­nima provocación, mostrar recursos, dar patadas en el culo y dejar meridianamente claro que nadie que te tome el pelo va a poder disfrutar mucho de ello. Ni contemporizar ni hostias. Los paños calientes que los pongan las abuelas. Así de claro, porque lo demás son putas pamplinas que te dejaran tirado.

Bueno, como dice Jatav: «No hay tigre tan grande como su boca, ni desierto tan solitario y áspero como el corazón de un avaro»

Herr Dürr tiene mala letra y una moto que compró a un gitano. La moto se llama... (lo tengo aquí apuntado pero ya he dicho que mi amigo tiene mala letra)..., se llama Taktstocck, que quiere decir "batuta"; el gitano no se como se llama. A Herr Dürr, desde ahora Herweg, no le gusta la cerveza pero le encantan el vino y el vodka . Herweg es alemán, casado (este fin de semana van a venir a visitarle su mujer y una nuera y está que echa las muelas. Mientras fragua un encofrado pensábamos irnos tres días al norte, a Oporto, donde mi colega quiere echar un ojo al Museo de Arte Contemporáneo. Servidor, antes que dar gusto a la vista, preferirí­a dárselo al gaznate en un par de tabernas no aptas para turistas que miran al Duero), cincuentón, melómano, de estatura media y tez morena, gruñón y distraído. Herweg me recuerda a Heinrich Böll, aunque tiene la mirada menos pesarosa y advertida. Vive en un tranquilo y acomodado barrio de Colonia, y corre estos pagos para recuperarse de una operación de vértebras que sufrió tras un accidente de tráfico. Aquí, lo que son las cosas, se ve feliz y libre y viste y se comporta como un viejo rockero. Se de buena tinta que está buscando, por los alrededores, una casita con huerta y sin pretensiones para dedicarse a la música y a la pintura y al morapio el dí­a que mande a tomar por el culo a los riñones ajenos, porque Herweg es nefrólogo... y columnista de una revista médica que tiene un título cabrón y largo.

Joder, a medida que uno va cumpliendo años empieza a conocer a cantidad de muertos y jubilados..., que es a lo que hay que pretender llegar, en su orden lógico, con alegrí­a, decencia y garbo.

Antes la tarareaba o silbaba entre dientes con más voluntad que acierto; ahora intento cantarla. Me la ha enseñado Herweg. Vere si se pasar a limpio su traumática letra.

Lili Marlen, se llama la cosa:

Vor der Kaserne, bei dem grossem Turm
Stad eine laterne und steht sie noch davor
Dort wollen wir uns wiedersehen
Bei der Laterne wollen wir stehen,
Wie einst, Lili Marlene
Wie einst, Lili Marlene
...


Algo así como:

Ante el cuartel, delante del portón
había un farol y aún se encuentra allí­.
Allí volveremos a encontrarnos, bajo el farol
estaremos como antes, Lilí Marlene.
Nuestras dos sombras parecían una sola;
nos queríamos tanto que daba esa impresión.
Y todo el mundo lo verá cuando estemos bajo el farol,
como antes, Lilí Marlene.


En compensación y puesto que estamos en Portugal yo le estoy enseñando:

Grándola, villa morena
Tierra de fraternidad
El pueblo es quién
más ordena
Dentro de ti, ¡oh! ciudad


Dentro de ti, ¡oh! ciudad
El pueblo es quién más ordena,
Tierra de fraternidad
Grándola, villa morena...


Taktstocck es grandota, ancha, crema y roja, de asientos bajos y tan vieja como la deriva continental, aunque afinada como un Stradivarius con ruedas anda que se las pela; anda tanto que puede encontrársela, naturalmente con su piloto a bordo y a veces con servidor mismo de paquete, en cualquier punto que caiga dentro de los limites comprendido entre el Cabo de Sines y Beja por el norte, Beja y Villa Real de San Antonio por el este, y el Océano Atlántico por el sur y el este. Taktstocck es gruñona en extremo; algo cojonudo de veras, porque donde quiera que va produce un revolú del carallo.

En estos trajines por esta imaginaria Mancha Lusa uno aprende mucho. Y se divierte y relaja, y conoce a personajes memorables que dan cien patadas a los estúpidos que los medios colocan en portada. Ayer mismo pasamos el día brujuleando por la costa. Quería Herweg comprar unas cosas para que su mujer las traslade a Colonia, así­ que gastamos la mañana en la caza de un quincallero ambulante que compra y vende objetos antiguos de cocina. No dimos con él, pero tal no hizo efecto en nuestro ánimo. Comimos en un coreano que está al final de una calle a rebosar de gilitiendas, estrecha y empedrada, congestionada por coches de matricula extranjera. El comedero estaba, fotograma a fotograma, sacado de una mala película de chinos. Ya el aparcamiento mismo daba risa con todas aquellas ringleras de gallardetes. Un cartel señalaba que en la parte trasera había una escalera que llevaba a la playa. El interior era un puto carnaval oriental: Lámparas inverosímiles que apenas alumbraban, paños de adorno que harían feliz al diseñador del catafalco de Dracula, pinturas enmarcadas de excelsos paisajes que en realidad nunca existieron, ceniceros monstruosos, budas gordotes de mirada obtusa, máscaras y pebeteros, muebles pesados y oscuros con orlas de dragones y bichos feos...

En fin, que comiámos prevenidos unos palitos de no sé qué, viscosos y especiados a voleo, cuando se presentó un hombre grandote, negro, de ciento treinta o ciento cuarenta kilos, con gruesos carrillos y papada colgante, enfurruñado y con un tono de voz que se sobraba y bastaba para perforarnos los oidos. Su indumentaria consistia en una túnica negra y desbarajustada, con manchas de lo que podía ser cualquier cosa, o muchas e ignotas cosas a la vez, constreñida y exornada en dorado y rojo con arborescencias coralinas. "El TAI-CHI es un antiquísimo concepto filosófico chino. Externamente se manifiesta en una continua sucesión de movimientos lentos, armónicos, suaves y circulares regidos por la mente y coordinados con la respiración, sin alternancias circulatorias ni nerviosas. Estos movimientos tienen como finalidad la consecución de equilibrio, armonia, larga vida, mejora de la sexualidad y capacidad para la defensa personal activa. Si desea vivir, moverse y respirar como la naturaleza exige, aprenda TAI-CHI", dice el fantasioso folleto que en primera instancia nos coloca sobre la mesa. Luego, despues de seis o siete agónicos ciclos respiratorios por su parte, el muy joputa intenta colocarnos varillas de incienso y (en realidad os cuento esta anécdota porque jamas en mi puta vida nadie ha intentado colocarme semejante cosa) un cojín de meditación. Así­, por las bravas. Con dos cojones y a pecho descubierto.

En vez de descojonarmos dijimos que no, que en otra ocasión, que "ahora" era mal momento. Y se dirigía la mole hacia otra mesa (pese a ser grande el comedero estaba ocupado casi en sus tres cuartas partes), acezante, cuando un tío repulido que parecia levitar sobre las puntas de los pies, se levantó de su mesa y se dirigió a un chinorris... o lo que fuera. Segundos despues, como treinta, un puñado de histericos monigotes conminan a la mole a abandonar la sala. Alertas mi colega y yo comprendimos, al fin, que nos encontrabamos en uno de los feudos de los dilectos seguidores de Dante... y Tomante. La bronca consiguiente y el marchar sin pagar os lo contaré otra dí­a. O no, ya veremos. Es decir, las situaciones kafkianas para mejor ocasión.

Pensar que en estas salidas he encontrado cosas que se avienen más a la filosofía de http://www.fractales.org es cosa de razón. Y veraz. Pero como ahora no tengo tiempo para ponerlas las dejo para más adelante.

Ahora, queridos colegas, poner los carros en circulo, avivar el fuego y aprestar las armas. Las abyectas bandas del Chunda Chunda y la Neurona Unica bajan de Sierra Morena.

Sanseacabó. Me voy a tirar piedras al agua para aligerar cuerpo y alma.

Ser felices y hasta otro rato
Publicado por Don Gaiferos en 10:05 p. m. |   Enlaces a esta entrada
Etiquetas:
martes, agosto 19, 2003

CRONICAS DEL AIRE V

BARCA BELA

Pescador da barca bela,
Onde vais pescar con ela,
Que é táo bela,
Oh pescador?

Náo vés que a última estrela
No céu nublado se vela?
Colhe a vela,
Oh pescador?

Deita a lonço con cautela,
Que a sereia canta bela...
Mas cautela.

Almeida Garret.


Si en un mundo con tendencía a la perfección fuera licito, como es de razón, azotar en foro publico a los tiranos de cualquier condición y genero; a los programadores de televisión; a los obispos mundanos con más orgullo que caridad; a los actores gestuales; a los taxistas guarretes y a los de la tuna; a los que al síndrome de la mano en el cepillo llaman servicio publico; a los menoreros y a los avaros; a los jueces cagañas ("En los pueblos sin justicia los que son justos padecen"... "Hijo, do quiera que vayas, te juzguen justos y no jueces"); a los que creen que llegando a alcalde el comer y el joder es de balde; a los abstemios y a los ególatras y a los intransigentes; a los tristes que a su alrededor provocan pestilencia; a los reporterillos que autodenominandose periodistas hacen buena la idea de dinamitar todas las facultades de ciencias de la información, o como mierda se llamen los prescindibles lugares en que se forman; a los que creen que la exquisitez es ver satisfechos sus caprichos; a los políticos fatuos e iletrados (Hace unos días hice un viaje relámpago a Madrid; comía con menos devoción que prisa en una tabernucha infecta, cuando la televisión mostró algo que acabó con mi poca confianza en la clase política. Imagínese la escena, la patética y vergonzosa escena. Un tío con la inteligencia en la reserva, solicitando respuestas de otro que tal bailaba, ambos, se supone, con los bolsillos bien nutridos por las incongruentes arcas publicas. Vaya par de representantes ciudadanos. Que verbo, que claridad en la expresión, que modo inteligente de inquirir, cuanta instrucción atesorada, que capacidad argumentativa. Dios, que vergúenza para un país en el que la educación primaria se supone universal y obligatoria. ¿Pero de que larvario salen estos pollastres?. A pejes así en mi oficio no les pondrían ni a tocar un silbato. A cretinos tales, después de los azotes, se hace aconsejable enviarles a los cursos de verano de algun parvulario; luego, si no hubiera aprovechamiento por su parte, se les ataría un baúl repleto de metáforas al cuello y se les precipitaría a un pozo a rebosar de mierda... aunque en ultimo extremo se la quitaran unos a otros de la boca) ; a aquellos para quienes toda confidencia es volandera y a los cobardes; a los que sin ser son la voz de su amo; a los apologistas de mentiras y necedades; a los creadores de necesidades vanas; a los guerreros de pantalón planchado que nunca expondrán el tipo en ninguna guerra; a los hosteleros adulteradores; a los vegetarianos con calefacción central y piso enmoquetado; a los profesores que por desidia han quedado anclados al pasado y a los alumnos tocapelotas y zafios; a los que de la paternidad/maternidad hacen obligación de ancianos; a los folklóricos/as revenidos y baldíos que en vez de divertir enfadan; a los bordes y a los que de puerta en puerta van predicando una doctrina salvadora; a los que tratando a la generalidad por imbecil solo escriben obvias mariconadas; a los jilipollas que arriesgan la vida por una estupidez a la que llaman deporte; a mi mismo, patético erudito a la violeta con buenas espaldas para ser latigado; a los que creen que a la "Hacienda" nadie engaña (Hacienda es como la policía. Se autopublicita. En realidad si no es por el cuerpo de soplones ni la una ni la otra se entera de nada); a los que prueban las melodías de los móviles a cualquier hora y en cualquier lugar... malditos telefonillos de mierda; a los pirómanos y a los que consumen inútilmente los recursos naturales; a los ilusos que recurren al concurso de brujas, videntes, sanadores, mánticos y demás legión de impenitentes falsarios (Dice Enrique de Villena: «La cabeza o totalidad de las veladas ciencias es la Magia, de la cual salieron cuatro principales que son: matemática, prestigio, maleficio, encantación. De matemáticas salieron nueve, que son hidromancía, piromancía, feomancí­a, espatulomancí­a, fulgurancía, ciromancí­a, tremularia, sonosí­tica y auspicina. De prestigio salieron seis, que son: absconsoria, pulsoria, congragatoria, transformaria, pasionaria, ludibia. De maleficio salieron diez, que son: mediaria, sopreciaria, invocatoria, nigromancia, estricatoria, fibrica, extaria, sortilegio, amatoria, vastatoria. De la encantación salieron tres, que son: empérica, imprecatoria, ligatoria. De "nigromancía" salieron cuatro, que son: astromancía, conomancía, pedoxomancía, arnomancía. De "estricatoria" salieron dos, que son: cursoria y fascinatoria. De "conomancía" salió una que es la litomancí­a. Y así son cumplidas las cuarenta artes vedadas» Y digo yo: tiene cojones que a estas alturas haya engañabobos que viven de esto); a los quejicas y a los que gastan lengua en contar lo que dejan de tener o tienen; a otros tantos de los que me he olvidado y, sobre todo, he dicho sobre todo, a los vecinos envidiosos y manipuladores y ruidosos y entrometidos.

Son belgas, pero residen en la costa mediterránea de Francia, a un pedo de Mónaco. Cuentan que él cuenta que es directivo de una empresa de seguridad especializada en la custodia de esas zonas residenciales donde se concentran, ratas huidas del honesto barco, torturadores extrañados, mafiosos paneuropeos, presidentes futboleros, estafadores de la división de honor, dictadorcillos depuestos y tintos de sangre, varas de la S.G.A, estrellas de la televisión complacientes, abogados corruptos, editores necrófilos, industriales con mano de obra en galeras, sindicalistas metidos a promotores inmobiliarios...

Él es grande como una escombrera, y se mueve como un robot mal engrasado; el cuello lo tiene robusto, la cara llena y colorada; la nariz es prolongación de la frente y de una incipiente calva subida de color. La mirada la tiene difusa y extraviada, algo porcina, connatural a unos ojos que declaran a las claras el gusto por el buen vivir y la violencia más extremada. De entendederas anda justo y es un guarro que escupe desde la terraza. No le hablo ni me habla. Dicen que me teme porque una noche de calor africano, a fin de entretener a los huéspedes que sudaban bajo el emparrado, fabriqué una bomba con objetos cotidianos: jabón, gasóleo, fertilizante, unos atomizadores de laca para el pelo, azufre del que echan para disimular las meadas de los gatos, clorato potasico, un puñado de virutas de hierro, un par de pilas de petaca y cuatro cosas más que fui encontrando. Cuando pasea, el muy cabrón se hace acompañar de un perro malvado y lleva un bastón con el que decapita a las plantas.

Transubstación de su amo, Obus (sin acento, a lo franchute) se llama el perro: cabeza redonda y fuerte, paticorto, cagón a discreción, feo y fiero. Hasta hace unos días Obus era un puto olisqueador de faldas; ahora ya no lo es; ahora es un chucho tímido y moqueante, una piltrafa canina que tiene en un sin vivir a su amo. Un trozo de carne debajo de la falda de Estrela (la ayudante de cocina que más le sufría), bien adobado con pólvora y pimienta molida, más una buena dosis de un polvo blanco de consumo penalizado hicieron el milagro. Hoy en día Obus retoza con cuanto encuentra a su paso,y tiene el mismo olfato que una caja de zapatos. Es un buen perro, le hemos convertido.

Ella, de un tacada y para no perder el tiempo es estúpida, falsa, mala y entrometida. Bastante guapa y con las tetas operadas (lo proclama a los cuatro vientos) suele vestir vaqueros con agujeros y camisetas sin mangas, estampadas. Un dí­a, estando con el geólogo estudiando un plano para ver donde colocar los pilotes de una ataguí­a (Medio para desviar una corriente de agua. La ataguía conduce el agua, en canal descubierto, a una de las márgenes, mientras se ejecuta la obra en la parte libre del lecho. A esta obra se la dota de suficientes desagües para que en la etapa de construcción del resto de la presa pueda el agua discurrir por los vanos que se dejaron, previa la disposición de otra ataguía que desví­e hacia ellos la corriente), se coló por la terraza en mi habitación..., balbuceante, con un pedo de reglamento, culpando a mi estupefacto colega de haberla dejado sin energía, puesto que ni el secador ni la tele le funcionaban. Natural si se piensa que con los vahos etílicos abrió la caja de conmutadores y desconectó la fuerza. La interrupción me jodio de sobremanera, así que la saqué a trompicones y la enaminé hacia la cocina, donde es público y notorio que la odian aun más que yo. Ella se llama Genoveva y a veces me da pena, porque como explica su marido es estúpida, una estúpida descarada y útil que le viene como anillo al dedo.

Ella y él son los señores Bouquiaux; están a mitad de la treintena, o eso creo, gustan de ver en ví­deo y a todo volumen mariconadas de superheroes: superman, batman..., por altivos no se relacionan ni con su sombra, crean discordia por donde quiera que pasen, carecen del más mínimo tacto y son mis vecinos de la 23.

Mi otro vecino es el bueno de Herr Dürr, de quién en otra ocasión, si pinta bien, con gusto y de largo hablare.


PERO ES HORA DE SEGUIR CON LO HUMANO DE MODO MAS CREATIVO:


1> DE LO BREVE MENSURABLE Y LOS GRANDES NÚMEROS.

Las observaciones de los parámetros cosmológicos hechas por los astrónomos son víctimas de un efecto global de selección: nuestra propia existencia. Esta idea de que la existencia introduce un criterio selectivo, y una «razón suficiente» para los universos fí­sicamente posibles, ha recibido el nombre de « principio antrópico » JOHN D. BARROW, cosmólogo británico.

O sea, que vivimos en un universo de corte y confección, en el que el principio citado constituye una nueva formulación, desde el punto de vista científico, de la relación que existe entre el ser humano y el universo. O, entre la vida y el universo, dirí­a yo, puesto que entre lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño, es donde debemos emplazar este hecho que, por si, constituye el aspecto más misterioso del universo. Digamos que el principio antrópico, termino acuñado por el cosmólogo Brandon Carter en 1973, pretende explicar, aunque cojea, por qué el universo es tan jodidamente grande con respecto al ser humano y cómo es posible nuestra existencia o, por mejor decir, la existencia de vida. Porque la vida vista a través del prisma de la ciencia es una cosa rara, rara... y aun no explicada. Vamos, que todo lo que se cuenta sobre el proceso creativo queda en hipótesis razonables, pero no demostradas. Quizá debamos de estar con los biólogos que dicen que el origen y el camino de la vida serían una consecuencia del «azar» y de la «necesidad» Puesto que la existencia de vida inteligente, formula también el principio antrópico, supone un extenso periodo evolutivo y un largo proceso de formación de moléculas complejas, el universo, en estado de expansión desde el Big Bang, ha debido de crecer hasta las proporciones justas que posibilitaran la aparición de un ente inteligente capaz de formular dicha pregunta. Es decir, el universo ha estado creciendo hasta el nacimiento de Perogrullo. De esta manera se explica que, de no ser el universo de tales proporciones, no hubiera sido posible la existencia de la vida, ese cúmulo de reacciones quí­micas extremadamente complejas que, de forma ininterrumpida, y en pocas millonésimas de segundo...

Pero no os lo voy a contar yo todo, coño. Por si sentís curiosidad, aquí os dejo un ramillete de excelentes enlaces que complementan lo tan someramente descrito.


1-A> Las Coincidencias Cósmicas y el Principio Antropico Cosmológico, por Juan Carlos Gorostizaga.

Fuera de la Cosmologí­a existen también notables coincidencias, ventajosas ya no para todos los seres vivos, sino para los humanos en particular. Por ejemplo, la energí­a calorífica que se desprende al arder unas ramas de árbol, son las suficientes para calentar a animales de tamaño humano. Animales de menor tamaño, como ratones, no pueden hacer hogueras porque necesitarían llamas de fuego mucho más pequeñas, pero estas son inestables y se apagarían al momento, mientras que animales del tamaño de elefantes, para calentarse deberían hacer hogueras con varios troncos de árbol, lo que producirí­a la extinción de todo el bosque en tres o cuatro inviernos...


1-B El Principio Antrópico, por Patricio Díaz Pazos.

Pero el principio antrópico también goza de rechazo por parte de algunos grupos de científicos. Consideran que este principio parece, más que un principio físico, un principio biológico al estilo del de la selección natural de Darwin, aplicado a todo el universo. Sostienen que es una vía de razonamiento totalmente ajena al método habitual que siguen los físicos teóricos para investigar las leyes matemáticas de la naturaleza. Les parece que se trata de una explicación muy tirada por los pelos de las características del universo que los físicos no pueden explicar. Creen que con ello, los fí­sicos abandonan sin motivo el programa fecundo de la ciencia fí­sica convencional: comprender las propiedades cuantitativas de nuestro universo basándose en las leyes fí­sicas universales. Despectivamente indican, que ello puede deberse a sentimientos de frustración y desesperación de parte de algunos investigadores al no lograr descubrir una razón cuantitativa completa de los parámetros cósmicos que caracterizan a nuestro universo real...


1-C> Acerca del llamado principio antrópico, por César González Ochoa, en "Elementos", Nº 41, Vol.8, Marzo-Mayo 2001.

Según algunos autores, incluyendo divulgadores como Asimov, la pregunta de por qué un universo tan enorme es sólo para nosotros tiene una respuesta obvia: el universo es tan grande porque es muy viejo, y ello es para que nosotros tengamos tiempo de evolucionar...


1-D> PRINCIPIO ANTROPICO, por Stephen W. Hawking. (Fragmento de "Historia del tiempo".- VER: Ovación y tres vueltas al ruedo. Boletí­n nº 5 de fractales.org)

Un ejemplo del uso del principio antrópico débil consiste en "explicar" por qué el big bang ocurrió hace unos diez mil millones de años: se necesita aproximadamente ese tiempo para que se desarrollen seres inteligentes. Como se explicó anteriormente, para llegar a donde estamos tuvo que formarse primero una generación previa de estrellas. Estas estrellas convinieron una parte del hidrógeno y del helio originales en elementos como carbono y oxígeno, a partir de los cuales estamos hechos nosotros...


1-E> El Principio Antrópico y el surgimiento de la centralidad del observador en algunos de los recientes desarrollos de las ciencias fí­sicas, por Pietro Chistolini & Salvatore Puledda. Instituto Superiori di Sanitá, Roma.

El P. A. débil no es un principio cognoscitivo sino simplemente un principio metodológico que nos puede ser útil para evitar errores de interpretación y de generalización en nuestras observaciones, y para definir claramente el alcance y el contexto de las mismas. Nos está diciendo que ninguna teoría cosmológica podrá desconocer el proceso que ha cumplido el universo para llegar hasta nosotros. Nosotros somos parte de este proceso y nuestro modo de ver las cosas está condicionado por todo lo que ha ocurrido en tiempos cosmológicos. Nosotros observamos al universo desde una ventana temporal bien delimitada en la historia del universo mismo, y esa ventana no podía existir antes de que se dieran las condiciones para nuestra existencia...


1-F> EL PRINCIPIO ANTROPICO, por Jean Heidmann.

El estado actual de las investigaciones permite presentar el siguiente bosquejo de ese período ultrabreve, pero absolutamente decisivo, de la historia del cosmos. Las tres interacciones se unificaron por encima de 1027K y se separaron por debajo de esa temperatura. Lo cual implica, por razones que no puedo detallar aquí­, que en ese cosmos minísculo y superdenso haya reinado una simetrí­a perfecta antes de los 10-35 segundos. Y que esa simetría se haya roto a continuación. Lo que llamamos "vacío cuántico" habrá sido simétrico hasta ese instante, y disimétrico posteriormente. El vacío, se dice, habría sufrido entonces una "transición de fase". Inútil decir que el vacío en mecánica cuántica no....


1-G> Diseño y principio antrópico, por Hugh Ross. Traducción de CvdB

La disponibilidad de neutrones a medida que el universo se enfría, pasando por las temperaturas apropiadas para la fusión nuclear, determina la cantidad de helio producida durante los minutos primeros del Gran Pum. Si la constante de acople de la fuerza nuclear débil fuera levemente más grande, los neutrones decaerían más fácilmente - y por lo tanto estarí­an menos disponibles. De esto, poco o nada de helio serí­a producido por el Gran Pum. Sin el helio necesario, los elementos pesados suficientes para construir la vida no serían hechos por los hornos nucleares dentro de las estrellas. Por otra parte, si esta constante fuera levemente más pequeña, el gran pum quemaría más o todo el hidrógeno en helio, con una sobre-abundancia subsecuente de elementos pesados hechos por las estrellas. Otra vez, la vida no serí­a posible...


Tal profusión de enlaces para un mismo tema es posible que os parezca excesivo o redundante, mas si tenéis la santa paciencia de echarles un ojo a todos, concluiréis que cada uno de ellos enfoca el "principio" que nos ocupa desde una perspectiva diferente. Eso les hace complementarios, virtud que da una idea practica y global de lo tratado.


Cuando tenga un rato continuare con estas ventosas crónicas. Ahora me voy al trabajo subterraneo y oculto. A los dí­as que son noches.


Cuidaros y ojo con los antros a los que vais. Hay cada cosa por ahi...
Publicado por Don Gaiferos en 10:09 p. m. |   Enlaces a esta entrada
Etiquetas:
jueves, agosto 07, 2003

CRONICAS DEL AIRE IV



EL ÁRBOL

El árbol jamás duerme.
Dura pierna de roble, a veces tan desnuda quiere un sol muy oscuro.
Es un muslo piafante que un momemto se para,
mientras todo el horizonte se retira con miedo.

Un árbol es un muslo que en la tierra se yergue como la erecta vida.
No quiere ser ni blanco ni rosado,
y es verde, verde siempre como los duros ojos.

Rodilla inmensa donde los besos no imitarán jamás falsas hormigas.
Donde la luna no pretenderá ser un sutil encaje.
Porque la espuma que una noche osara hasta rozarlo
a la mañana es roca, dura roca sin musgo.

Venas donde a veces los labios que las besan
sienten el brío del acero que cumple,
sienten ese calor que hace la sangre brillante
cuando escapa apretada entre los sabios músculos.

Si. Una flor quiere a veces ser un brazo potente.
Pero nunca veréis que un árbol quiera ser otra cosa.
Un corazón de un hombre a veces resuena golpeando.
Pero un árbol es sabio, y plantado domina.

Todo un cielo o un rubor sobre sus sus ramas descansa.
Cestos de pájaros niños no osan colgar de sus yemas.
Y la tierra está quieta toda ante vuestros ojos;
pero yo sé que ella se alzaría como un mar por tocarle.

En lo sumo, gigante, sintiendo las estrellas todas rizadas sin un viento,
resonando misteriosamente sin ningún viento dorado,
un árbol vive y puede pero no clama nunca,
ni a los hombres mortales arroja nunca su sombra.

Vicente Aleixandre, "MUNDO A SOLAS", 1934-1936.


Hace unos días...
Por el noreste el horizonte se resuelve en humo; un humo que con cada palpitación cambia de tonalidad: ora ocre, ora negro, malva sucio o gris azulado. El dulce virazón que se ha levantado trae, hilo a hilo, el acre olor de la tragedia. Cojo un vehículo con tracción a las cuatro ruedas y me acerco. La pista es exigua, difícil, y en algunos lugares aledaños a una barranca se ha desmoronado. Sorteo un control tras un camión de la Guardia Nacional cargado con hombres que portan palas. Se ha desbocado el infierno y arde todo lo que arraigado al suelo tiene vida. Un bombero que se refresca la luctuosa cara me dice que lo realmente terrible está en las provincias del norte. Que, en comparación, lo presente queda en simulacro. Aun así, crujen los dientes de los árboles antes de caer derrotados: es su sino al estar al suelo encadenados. Trabajan hombres y máquinas para cercar al rabioso fuego. El incendio mismo es una máquina de viento que levanta de las ramas torbellinos de mariposas incendiarias. El fuego es un cabrón con intrincadas pausas de comportamiento. De entre el algodón sucio surge un avión, toma altura y se pierde en la impoluta lejanía. Sin los multifaceticos verdes del follaje, verde que te quiero verde, queda el monte cual estigmatizado paisaje de oxidadas lanzas. Me pongo los guantes y cojo una pala...
¡Dios, como me duelen los árboles!

NOTA: Lo que sigue fue publicado, sin cambios de bulto, en el boletín nº 10 de fractales.org. Octubre de 2002.
Confío en que -a un lado las inconsistencias temporales- su vigencia capte vuestra atención.


ARBOLITO BIEN PLANTADO TU QUE ESTAS EN LA RIBERA...

I love the trees. Lo juro. Quién haya pateado bajo el resol de Agosto un secarral con no más vista que el horizonte, sabrá de que hablo. Sabrá, sin duda, que cuando tras una joroba del terreno se divisa un sotillo arbolado, el corazón se alboroza y los trancos se aceleran y alargan. En mi pueblo de tomillo y barrancas peladas yo he plantado árboles, y de tanto en tanto les visito como quién visita a un pariente querido pero lejano. Entonces, azada en mano, les libero de la maleza que se multiplica a su vera, limpio de trombos las venas por las que les llega el agua y charlo un rato con ellos. Les escucho, por mejor decir. Cada árbol tiene una voz diferente, propia, y todos juntos son un orfeón universal e inteligente. Las ramas de los árboles son sus cuerdas vocales. Para quién sepa escuchar los árboles dicen mucho, alto y claro; porque los árboles, amigos, conocen los XXXII nombres de los vientos o rumbos que hacen posible las Cartas de Marear. Quién planta o salva un árbol apuesta por la vida. Recordarlo. A semejanza de los hombres los árboles pueden crecer solos, como anacoretas, en grupos étnicos cerrados o en abigarrada y gentil mezcolanza. Los árboles nos dan mucho y apenas piden nada. Cada uno con su energía propia, regulan el clima y son elementos fundamentales en el equilibrio ecológico de la biosfera terrestre. Bioquímicos avezados también, mediante la fotosíntesis clorofílica, convierten la energía luminosa procedente del sol en energía química. Químicos y laboratorios a la vez, los árboles unen moléculas inorgánicas simples, el hidrógeno procedente del agua y el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera, en moléculas orgánicas complejas, como la glucosa (C6H12O6); de dicho trajín deriva, por síntesis y transformaciones sucesivas, toda la sustancia orgánica que forma los seres vivos.

Si el mundo y el demonio y la carne son los enemigos del alma, las talas fraudulentas e indiscriminadas, el fuego y los “bobobushes” lo son de los árboles. Estos últimos, los “bobobushes”, son plaga peligrosa y contemporánea. Con dos cojones y sin asomo de vergüenza, un tal George W. Bush, Tambor Mayor de esta colla de antropoideos escasamente cerebrados propuso, no ha muchos tiempo, talar árboles en los bosques para evitar así incendios forestales. Este zoquete con botas tejanas, dicen que estudió bachillerato en Yale University, y no sé qué gaitas en administración de negocios en Harvard Business Scholl, así que ya sabéis de donde huir como de la peste. En realidad, durante mucho tiempo y hasta que tuvo una revelación a la americana, nuestro hombre fue un borrachuzo inofensivo para el prójimo... Pero ya se sabe los monstruos que las "revelaciones" a la americana engendran. Podía haberle dado por el tetrahidrocannabinol, por los puzzles o por el tenis de mesa; pero no, tuvo que darle al señorito por dejar el noble morapio, meterse en política y socarrar sin empacho a los silentes y desprotejidos árboles. En fin, que quién le aupo al machito se lo demande.


Todo este pregón verbenero para induciros a visitar:


SITUACION DE LOS BOSQUES DEL MUNDO 2001 .

Informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. La cosa está dividida fundamentalmente en dos partes:

PARTE I: «SITUACIÓN Y ACONTECIMIENTOS RECIENTES EN EL SECTOR FORESTAL»

PARTE II: «PROBLEMAS CLAVE DEL SECTOR FORESTAL»

Esta parte II, a su vez, está dividida en cuatro apartados, siendo a mi juicio el más relevante el titulado: “El cambio climático y los bosques”


INSTITUTO DE RECURSOS MUNDIALES.

Ecosistemas, Biodiversidad, Bosques...


CIENCIAS DE LA TIERRA Y DEL MEDIO AMBIENTE (Libro electronico)

Exhaustivo y sencillo tratado compuesto por quince temas divididos en múltiples y bien medidos apartados. Legible al cien por cien, cuenta con un soporte gráfico bastante explicativo. Ideal para obtener una visión global y sin pretensiones de lo que su mismo título indica. Por si es vuestra intención encontrar algo concreto, paso a enumeraros los temas que conforman el citado trabajo.

Tema 1: El medio ambiente como sistema (9 apartados).- Tema 2: La Tierra: caracteristicas generales e intercambio de energía (3 apartados).- Tema 3: La Tierra: su atmósfera y su hidrosfera (5 apartados).- Tema 4: El ecosistema (15 apartados).- Tema 5: Principales ecosistemas (15 apartados).- Tema 6: Alimentos y agua para una poblacion creciente (12 apartados).- Tema 7: Energía y materias primas (11 apartados).- Tema 8: Los riesgos naturales. su prevención (14 apartados).- Tema 9: Productos químicos (9 apartados).- Tema 10: Contaminación atmosférica (39 apartados).- Tema 11: Contaminación de las aguas (12 apartados).- Tema 12: Ecosistemas en peligro (18 apartados).- Tema 13: Residuos (12 apartados).- Tema 14: Los problemas ambientales y sus repercusiones políticas, económicas y sociales (9 apartados).- Tema 15: Presente y futuro de la relación entre el hombre y el ambiente (7 apartados).


VISIBLE EARTH .

Aquí, si lo deseais, podeis ver gran número de animaciones e imágenes que complementan lo expuesto en el enlace anterior. La página está en inglica parla, pero a lo que entra por los ojos todo idioma le sobra. Tomároslo con calma y a disfrutar.


Harto de tanto humo, ahorita mismo regreso al hotel para dar golletazo a "Marte en Lagrimas", una novelita pretenciosa que estoy leyendo.

A cuidarse. Pronto más de lo mismo.
Publicado por Don Gaiferos en 9:18 p. m. |   Enlaces a esta entrada
Etiquetas:
sábado, agosto 02, 2003

CRONICAS DEL AIRE III



Nostálgico ya de este verano que veo,
lágrimas para sus flores empleo
en el recuerdo invertido
de cuando he de perderlas.
Traspasados los portales irreparables
de cada año, me anticipo a la sombra
en que he de errar, sin flores,
en el abismo rumoroso.
Y cojo la rosa porque la suerte manda.
Marcescente, la guardo, marchítese conmigo
antes que con la curva
diurna de la amplia tierra.

Fernando Pessoa, "Odas de Ricardo Reis"

Ahora tienen a Pessoa, que “palmolife” en 1935, por paradigma beligerante y lírico del lisboismo; loca vanidad para honrar, digo yo, a quién odiaría ser tam-tam de semejante cosa. Menos leido de lo que se quiere reconocer - a pesar de que llegado a muerto de diseño saquen su esqueletura en los escaparates, sea motivo para que un buen puñado de hablatines obtenga un sobresueldo banalizando sobre su vida y obra, venda más de lo que soñó y tenga sus sacerdotes y groupies de reglamento -, mal comprendido, seudónimo tras seudónimo manido ahora tienen a Pessoa, melancolia y bronce a la puerta de un Café, cagado por los pájaros, caballito de cartón de fotográfos accidentales.



La ciudad, bien, o eso creo. La verdad es que no me fijé demasiado en ella. No por desamor, sino al contrario: Soy un habitual y la paseo y habito más como un "alfancinha" que como un visitante. Acaballada sobre colinas, Lisboa es una ciudad tatuada. Una montaña rusa alicatada. Una confederación de miradores que dan unos a otros o al Tajo. Un laberinto inconcluso cuyo hilo de Ariadna es metálico y duple, tranviario. A mi, en Lisboa todo me parece cuesta arriba. Estoy seguro de que una brigada secreta de la municipalidad quita y pone cuestas al amanecer, según sean mis planes del día.

Antes y después de la exposición las horas fueron de ajetreo, que no de sosiego. Desayunamos en el Bairro Lopes, en el chigre de los suegros de un colega que ahora está montando una planta de tratamiento de sílice en Venezuela. Llevé a las niñas de Jatav a Amoreiras y, de paso, las hinché a helados para que mantuvieran la boca cerrada. ¡Dios, cuanto largan!. Compré la prensa y tratando de recortar un articulo con un cúter me corté en un dedo. Decían los papeles que había dimitido el Jefe del Estado Mayor, lo cual que para lo que producen él y sus asimilados, la cosa no tiene más importancia que una cagada de mosca. Fernando Couto hablaba del enfrentamiento entre su equipo italiano y el Benfica. Políticos de no sé que partido procesados. Natural, que parece mandarlo el reglamento. Joven de dieciséis años que viola a su abuela, etc. Llevé a la tribu Jatav a Caparica, a casa de unos parientes que viven detrás de un muro como de serrallo. Pasé por una sucursal del BNU (Banco Nacional Ultramarino) que por joder estaba cerrada. Malditos sábados. Aplaudí por cortesía al ponente que daba por inaugurada la exposición: Versaba sobre los motivos y los medios utilizados en navegación desde finales del siglo XV hasta el desarrollo marítimo del vapor. La parte más cuidada me pareció aquella en que se referenciaba la colaboración entre el poder y la ciencia a lo largo del siglo XVIII. Impresionante la reproducción de un galeón español con todo su equipamiento. Hice un par de llamadas y saludé a otros tantos colegas. Aunque la hora apretaba fui a arreglarme el pelo; con la edad ya no me lo corto, me lo arreglo y gracias. Lo hice en una peluquería pija y moderna en la que sobreabundaban los carteles de películas de terror, digo yo que por economía de medios, por ponerte los pelos de punta y esas cosas. Antes, cuando me lo cortaba de verdad, lo hacía en casa de Abrantes, que también afeitaba. Comí (pudding de robalo y parrillada mixta de marisco) en un restaurante de la Rua Atalia.

A la tarde callejeé un rato por Alfama, donde compré un buen manojo de cigarros puros. Encontrar en estos tiempos una correcta mercancía de la especie, es algo así como "La Demanda del Santo Grial". Viré a poniente, pasé frente a la catedral, cogí Mamede street y salí a la Rua da Madalena. Un borracho sorteó a un grupo de japoneses que subían hacia el Castillo y me pidió un euro; a cambio, el muy cabrón me dio propaganda sobre un sitio con juegos de ordenador para adolescentes. En un comercio con cheriros a baunilha y botica velha merqué algunas cosas. Era la media tarde pasada y unos amigos me esperaban en un bar de la Plaza del Rossio. Y en efecto, allí estaba mi dispar y alucinada tropilla, allí estaban Siqueira de Moros, Dantas, Adolfo y Zelia, Pepe Espinha, Agustina y el sin par Siza el "Desditado".

Hay un fragmento de la vida de Siza merecedor de ser cantado con el acompañamiento de un coro de tragedia griega. Calzemonos los coturnos, pongamonos las mascaras y salgamos al escenario: A Siza, el mal fario le aupó por encima de los demás mortales, le hizo sublime. En un mismo día ("Dies ater") y en el plazo de doce o catorce horas, se le fugó la mujer con un visitador medico, mató un camión a su perro de caza favorito, le enteraron de que su hija de quince años se había dejado preñar, cogió un sarpullido por comer almejas en malas condiciones, le notificaron de la perdida de un pleito al que había llevado a sus inquilinos, y sufrió fuertes perdidas en un incendio forestal. Para colmo, cuando se dirigía a una cala solitaria para pegarse un tiro en la boca, cuenta Siza que una nave alienígena, salida de la nada, gravitó sobre él y le echó de la carretera a focazos. Lo demás fue llevarle al hospital después de encontrarle en el fondo de un barranco. Esto ocurrió hace mas de veinte años, pero ahí queda, en la memoria de todos nosotros, sus amigos.

Pero basta de hablar del menda, que hay cosas infinitamente mas sustanciales y medulares de las que hacerlo. Sigue la irrefutable muestra.


1> Un caso para Sherlock Holmes.

Cualquier especialista al que preguntéis os dirá que Ettore Majorana está considerado universalmente como uno de los físicos más competentes y originales del siglo XX. Elaboró una teoría sobre las fuerzas que garantizan la estabilidad del núcleo atómico (teoría de Majorana-Heisenberg). Los pocos artículos que escribió están dotados de una genialidad que causa admiración; en uno de ellos dio a conocer su teoría simétrica del electrón y el positrón que permite evitar los estados negativos de la ecuación de Dirac (DIRAC: Ver boletín nº 8 de fractales.org)

Majorana se esfumó como por arte de magia en 1938, cuando solo contaba 31 años. Se dice que fue visto por ultima vez en el vapor que hacía la travesía Palermo-Nápoles. Entre las hipótesis sobre su desaparición se cuenta el suicidio, el ingreso en un monasterio, la huida a Argentina. Hoy en día, algunos alucinados sostienen que Majorana fue secuestrado por los norteamericanos para que trabajara a su favor, y otros, en el colmo de la estupidez, no tienen empacho en decir que fue abducido por un OVNI.

Ettore Majorana, por Mikel Sanz.

Hay muchas categorías de científicos, gente de segunda o tercera fila, quienes hacen algo bueno, pero no van más allá. Hay también científicos de primera fila, quienes hacen grandiosos descubrimientos, fundamentales para el desarrollo de la ciencia. Pero después están los genios, como Galileo y Newton. Bueno, Ettore Majorana era uno de ellos... (Comentario de Enrico Fermi respecto a Majorana)


1-A> Escape a otro mundo.

Según el veredicto unánime de sus contemporáneos, Ettore Majorana poseía una inteligencia extraordinaria. Su mentor, el premio Nobel Enrico Fermi, Ilegó al grado de compararlo con Galileo Galilei e Isaac Newton. Nacido el 5 de agosto de 1906 en Catania, Sicilia, Ettore resolvía, a la edad de cuatro añios, complejos problemas matemáticos a velocidades increíbles. Fue un don que confundió y asombró a los que lo rodearon mientras siguió su instrucción. Al principio fue educado en casa y más tarde se le envió a una escuela jesuita en Roma, aunque completó la educación secundaria en el Liceo Torcuato Tasso antes de cumplir los 17 anos. En el otoño de 1923 ingresó a la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Roma, donde entre sus condiscípulos estaban su hermano mayor Luciano y Emilio Segrè. Fue este último quien persuadió a Majorana a dedicarse al estudio de la física. En 1928 fue transferido al Instituto de Física Teórica, entonces bajo la dirección de Enrico Fermi...

Articulo ligero que poco mal puede hacer a nadie. Se lee perfectamente de un suave tirón.


1-B> Las Construcciones de Dirac y de Majorana (Agenda para Estudiantes), por Valeri V. Dvoeglazov, Escuela de Física, Universidad Autónoma de Zacatecas.

El presente trabajo es una breve revision del desarrollo reciente de la mecanicacuantica relativista en el espacio de representación (1=2; 0) (0; 1=2). Esta dirigida aestudiantes de licenciatura, pero también puede ser útil a estudiantes de posgrado en física de partículas y teoría cuántica de campos...


2> De como el Capitán Araña perdió la virginidad en el callejón de los Gases Nobles.

Por aligerar la mente un poco voy a enviaros a un enlace chorras que es posible que os resulte divertido. Se trata de una Tabla Periódica en la que cada elemento está protagonizado por una figura del Cómic norteamericano. El invento es del Departamento de Química de la Universidad de Kentucky, y son sus autores John P. Selegue y F. James Holler.

THE PERIODIC TABLE of COMIC BOOKS.



3> A la mujer y a su mula... un ¡hurra!.

En los boletines de fractales.org os he guiado hacia el amplio pero desconocido campo de las "Mujeres Matemáticas". Con mujeres sigo, pero en este caso se trata de Agnes Chase, una tía realmente decidida que viajó -acompañada por otras mujeres a veces- por Sudamérica recolectando especímenes para el Herbario Nacional de Estados Unidos.

PLANTAS, ANIMALES Y AMISTADES COMPARTIDAS.

Chase, que decía con frecuencia que las hierbas son el elemento aglutinante de la Tierra, se dedicó con fervor a sus estudios. Igual que la mayoría de los botánicos, estableció extensas redes para intercambiar especímenes con otros herbarios. Cuando Chase comenzó su carrera, había muy pocos especímenes de América Latina en el Herbario Nacional, pero con el tiempo fue formando una gran colección de hierbas latinoamericanas, primero por correspondencia y después con su trabajo sobre el terreno...



4> Las aves, los jardines, las matemáticas, la geografía, la construcción y el rey mecenas.

Felipe II fue un gran protector de la cultura; prestó apoyo a las Universidades y a otros estudios que entonces estaban en auge. Fundó bibliotecas y concedió amplia ayuda a los cultivadores de las ciencias. Creaciones Felipe II fueron la Academia de Ciencias, que se encontraba en el mismo Palacio Real, la Academia de Matemáticas, cuyo primer director fue Juan de Herrera, arquitecto del Escorial, y en la que se estudiaba cosmografía, hidráulica, náutica, artillería e ingeniería militar; la Biblioteca de la Academia, surtida con libros traídos de toda Europa, contaba con un gabinete de máquinas e instrumentos con los que sus miembros experimentaban. Obras hidráulicas, jardines botánicos, bibliotecas documentales, zoos, trabajos cartográficos y cosmograficos, construcción (se pasó el rey parte de su vida entre obras y parece ser que tras estudiar cuidadosamente a Vitrubio y Serlio se sentía como un experto) y expediciones científicas -dotadas de amplios medios- que produjeron grandes descubrimientos de botánica y de farmacia, corrieron también a cargo del rey. ¿Pero, de que hombres de ciencia se hacía rodear Felipe? Eso, amigos, en el entretenido trabajo que a continuación os propongo:

La ciencia cortesana en la España de FelipeII, por el Grupo Folchia, Historia de la Farmacia, Facultad de Farmacia Universidad Complutense de Madrid.

Indice, mas o menos... 1. Introducción > 2. El gran mecenas > 2.1. El jardín secreto:Aranjuez > 2.1.1. El arquitecto jardinero > 2.1.2. Hortus sanitatis > 2.1.3. Selección de textos > 2.1.4. Bibliografía básica > 2.2. El templo del saber. El Escorial > 2.2.1. Geometría sacra > 2.2.2. Los hijos de Paracelso > 2.2.3. La Cámara de las Maravillas > 2.2.4. Bibliografía básica > 2.3. El escenario de la corte:Madrid > 2.3.1. Los cosmógrafos del rey > 2.3.2. Las matemáticas > 2.3.3. Ingeniería y arquitectura > 2.3.4. La leyenda imaginada > 2.3.5. El arte de curar > 2.3.6. La salud del rey: una cuestión de estado > 2.3.7. Selección de textos > 2.3.8. Bibliografía básica.

Ojo, que índice tan abultado no os asuste, porque cada entrada no va más allá de unas pocas líneas. En realidad el conjunto es pobre y tiene, a mi juicio, muchas carencias. Si os lo pongo es por su originalidad primero, y porque toca asuntos que parecen haber quedado relegados al olvido. Con todo, seguro que lo disfrutáis. Voy con un adelanto:

Mineros, monederos y ensayadores alemanes; alquimistas flamencos, alemanes, italianos e irlandeses; destiladores flamencos e italianos; cartógrafos flamencos; diqueros franceses y flamencos; jardineros italianos, flamencos, franceses e ingleses; astrónomos italianos; boticarios flamencos. Sólo los médicos fueron mayoritaria y casi exclusivamente españoles. Ésta es la legión de científicos y técnicos contratados por Felipe II, el mayor patrón de la ciencia cortesana española.

La relación de Felipe II con la Ciencia debe ser estudiada desde tres puntos de vista: el político, como gobernante del más poderoso imperio del planeta; el personal, como hombre en perpetua lucha con la enfermedad, con una fortaleza física y espiritual fraguada en interminable batalla con sus limitaciones corporales y psíquicas; y el regio, como monarca absoluto exquisitamente formado en la cultura renacentista.

Sus intereses científicos se encaminaron en dos vertientes principales: naturaleza y cuerpo. Controlar la naturaleza implicaba una comprensión del espacio, mediante la geografía y la cartografía, y un manejo del mismo, por medio de la ingeniería y la jardinería, además de procurarle pingües beneficios económicos, haciendo uso de la minería. El dominio del cuerpo, a través de la sanidad, se hizo necesario en una vida tan limitada por los padecimientos como la suya propia, lo que le llevó a organizar un entramado sanitario verdaderamente ejemplar y a ocuparse de la terapéutica de manera singular.


Bueno, me he extendido demasiado y estoy cansado. Seguramente tome una infusión y salga a dar un paseo nocturno en moto.


Ser felices y navegar con buen viento.
Publicado por Don Gaiferos en 10:45 p. m. |   Enlaces a esta entrada
Etiquetas:
Suscribirse a: Entradas (Atom)