jueves, enero 06, 2005

Estajanovistas porque si


«Lo que una vez ha nacido, esto parece nacido para todos» (*)

¿Pluriempleo? Coño, ¿en que estaría mi caletre cuando páginas atrás voy y me quejo de lo mucho que con el oficio bailo?. No lo hubiera hecho con tal gratuidad y arrogancia, de verdad, si antes llego a percatarme del gran numero de aplicados estajanovistas que corrieron por este valle de risas y sarcasmos con mucho mérito y aprovechamiento, y por los que siento sumo respeto y gayo afecto. Caído del árbol y un poco a la remanguille, ahora os citare a unos cuantos de corrido:

Un señor griego del año de la nana dicho don Arquitas de Tarento, filósofo pitagórico (o sea políticamente incorrecto), general, estadista, matemático, y dice la peña que inventor del peloteo - léase rosca - y de la polea...
¿Quién fue el primero en determinar con precisión la pedrada que hay hasta un astro situado fuera del sistema solar?, pues el alemán Bessel (Friedrich Wilhelm), amigo de cálculos y paralajes estelares exactos, físico, matemático, geodesta; constructor y director, hasta su muerte, del observatorio de Könnigsberg...
Italiano él, se estudia en mecánica una junta que lleva su nombre (junta cardan), y que no es otra cosa que un acoplamiento de dos árboles que permite cualquier desplazamiento angular de uno respecto a otro; escritor prolífico como el que más, nuestro buen Gerolamo Cardeno también ejerció como matasanos, matemático y filósofo de la naturaleza...
Bávaro, superviviente preadoslescente y único del derrumbamiento de un edificio, tísico, constructor de aparatos ópticos, astrónomo y físico fue don Joseph von Fraunhofer, que a día de hoy da nombre a varios institutos...
Otro que echó buenos ratos enredado con las matemáticas, la astronomía y la filosofía fue don Georg von Peurbach; maestro también del autor de "De triangulis omnimodis", otro pluriempleado de nombre Johann Müller, alias Regiomontano...
«He estudiado, ¡ay!, filosofía, jurisprudencia y medicina, y también, ¡por desgracia!, teología; profundamente, con apasionado esfuerzo. Y heme aquí ahora, ¡pobre loco!, tan cuerdo como antes. Soy magíster, y hasta soy doctor, y ya va para diez años que, por altos y bajadas, por llanos y revueltas, a mis discípulos de la barba llevo...» (**), escribió Johann W. Goethe, abogado, poeta de campanillas que a servidor deja indiferente, teórico "gilipichi" del arte, escritor sobre ciencias naturales y ministro...
Poner aquí a un concejal y luego alcalde, con el asco que por ambos cargos profeso, se me hace extraño, pero tal es el caso de Otto von Guericke, científico que tiene universidad en Magdeburgo...
¡Dios me libre de que aquí falten "mis señores" Leonardo y Keplero!...
Elegante en el vestir, como si fuera un hombre con afán de lucir, enmarcado en las paredes de sapientisimas instituciones, refinado y con un punto de frivolidad, sale en los retratos Vasilievich Lomonosov, poeta, filólogo adelantado, profesor de química en la Academia de Ciencias de San Petersburgo, físico a la alemana y fundador de la Universidad de Moscú...
Franchute, fraile mínimo, coleguilla de Descartes, latinista, traductor, matemático, físico, y enteradillo de la cosa esta de la música, fue fray Marin Mersenne...
Descubrió una banda o cinta que pasa por ser - históricamente - el primer caso de una superficie de una sola cara, aunque tal acontecimiento esté lejos de ser su mayor contribución a la ciencia, que, Ferdinand Möbius, nacido en Schulpforta (Sajonia), explicó las más novísimas teorías de astronomía, perfeccionó instrumentos de observación, investigó en campos matemáticos diversos (la función de Möbius es muy utilizada en Teoría de Números), amplió el por entonces corto concepto de coordenadas, y yo qué sé cuantas cosas más; suelo consultar un Tratado de Estática que publicara en 1837...
Buscaba hace un rato un articulo en una vieja revista cuando di con la necrológica de Bertrand Russell, al que pongo aquí por lo variopinto de su trabajo...
Otro que igual bailaba fue Wilhelm Schickhardt, astrónomo, matemático, inventor, orientalista...
U Otto Yulyevich Schmidt, que también se digno en meter la nariz en cantidad de asuntos...
De envidiar fue el teórico francés Girard Desargues, tan asquerosamente rico que jamas hubo de dar un palo al agua para ganarse la vida; lo suyo fue la ingeniería militar, echar buenos ratos con los matemáticos más excelentes de su época, investigar, viajar e inventar relojes de sol inverosímiles...
Otro que trasteo lo suyo con la ingeniería militar fue el holandés Simon Stevin, cosista también, como el Adam Ries del que os hablé en la posada anterior...
Termino con Wren, Christoper, arquitecto, físico, astrónomo y matemático; a Wren se le echa la culpa del estilo georgiano: catedral de San Pablo, observatorio de Greenwich, hospital de Chelsea...


(*) PLINIO EL JOVEN: «Panegírico de Trajano».
La cita está extraída de «Mare liberum, sive de iure quod Batavis competit ad Indicana commercia, Dissertatio», de HUGO GROCIO. La edición que manejo, titulada «DE LA LIBERTAD DE LOS MARES», y publicada por el INSTITUTO DE ESTUDIOS POLITICOS (Madrid, 1956), está extensamente anotada y complementada por un esclarecedor estudio preliminar a cargo de Don Luis García Arias. Se me ocurre ahora que cambian los tiempos pero no los afanes "gubernamentales" por controlar todo lo que esté a su alcance. Este librillo, de poco más de ciento sesenta páginas de letra desahogada, bien vendría que lo leyéramos, críticos pero con modestia, todos aquellos que batallamos por la libertad en redes.

(**) Son estos los versos preliminares de Noche, que abre la primera parte de FAUSTO.


De rara varia.

Todo tiene su contrapartida. Lo cual que en tanto mi cansino organismo repara el estropicio dactilar que llevo, festejo y gasto las horas paseando la ciudad con los ojos del doctor Paillalef al lado. Mi compañero de correrías es agrónomo por necesidad, reidor por lo bajini, antropólogo de vocación, cabezón, corto de estatura e historiador del ferrocarril; la color de su tez es como la de los botijos con solera y se dice mapuche (de mapu -tierra- y che -hombre-) puro. Sabe contar las cosas como si las llevara escritas, habla con garganta de flauta y tiene un vocabulario que le lleva a expresarse como yo quisiera: por don Francisco de Quevedo. Para la ocasión conferenciante, es mi tutoriado -en calles, plazas, pocos museos y muchos antros- natural de Nauquén y vecino de Santa Fe de la Vera Cruz. Todo esto quiere decir que es argentino.

A propósito de rondas: Como no todo van a ser sacrosantas tabernas, hoy nos hemos ido a pasillear y a pelar la pava a la Facultad de Ciencias, donde por ser día señalado nos han obsequiado con una pretenciosa bolsa azul sobre la que campea, en grandes letras blancas, una leyenda que dice: "UNIVERSITY WELCOME PACK". Así, como lo cuento, sin rubor y con dos cojones, dando la impresión de que en castellano los universitarios van sobrados. Aunque tampoco deben de estar muy seguros, que debajo de estos ilusorios letrones hay en letra pequeña una advertencia que reza: "Una bolsa perjudica seriamente el aspecto del suelo". ¡Que puta manía de acudir a la inglica parla con necedad y sin necesidad!*. Su contenido: CDs propagandísticos varios, marcapaginas magnéticos en forma de bisagra, publicidad institucional (engañosa cual espejismo), vales descuento para una mano de libros que nadie comprara, una cartera portadocumentos deleznable, un trío de bolígrafos resecos y una baraja española. Este ultimo regalo, se conoce que destinado a poner a la tropilla estudiantil en su sitio, es decir en el bar, tenedlo por el único que me ilusionó. Por cierto... ¿a que norma general obedece el hecho de que las cafeterías de las facultades de ciencias sean más paupérrimas y deslucidas que las del resto de especialidades? ¿Se tratara de una adecuación medida y temprana de cara al futuro que a cada uno le espera?

Decidido. De aquí a un par de días, el profesor Sinaí y este divagante aposentaran sus vareados culos en sendas bicicletas y se irán al Bajo Aragón para quijotear durante toda una semana. Acaso os cuente algo de lo que ocurra, que estas escapadas improvisadas - si el tiempo y los controles de alcoholemia lo permiten- siempre dan para emborronar unas cuartillas. Las ganas y el tiempo lo dirán.

*En la red esto llega a ser deletéreo para el idioma, enfermizo. Hay actuarios (Hoy me sale del nervio del regocijo nombrar así a quienes dejan en red y a modo de acta lo que de su caletre brota) que deben de tenerse, mediante el torpe e inope recurso de cortar y pegar , por cultos y exquisitos, ya que referencian en parla ajena lo que ni en la propia llegan a entender. Claro, que de alguna manera han de revocar su ignorancia; lo veo hasta humano. Pobres horteras, pobres gilipollas con el entendimiento quebrado.
Publicado por Don Gaiferos en 1:58 p. m. |  
Etiquetas: ,