jueves, enero 06, 2005

En danza mil putas viejas...


MA BOHÈME (1870)

Je m'en allais, les poings dans mes poches crevées.
Mon paletot aussi devenait idéal.
J'allais sous le Ciel, Muse, et j'étais ton féal:
Oh là là, que d'amours splendides j'ai rêvées!

Mon unique culotte avait un large trou.
Petit Poucet rêveur, j'égrenais dans ma course
Des rimes. Mon auberge était à la Grande-Ourse.
Mes étoiles au ciel avaient un doux frou-frou.

Et je les écoutaits, assis au bord des routes,
Ces bons soirs de septembre où je sentais des gouttes
De rosée à mon front, comme un vin de vigueur.

Où, rimant au milieu des ombres fantastiques,
Comme des lyres, je tirais les élastiques
De mes souliers blessés, un pied contre mon coeur.

Arthur Rimbaud (Charleville, 1854 - Marsella, 1891). De este adolescente conflictivo, precoz poeta, entusiasta "Comunista", soldado con la deserción por bandera, traficante de marfil, amputado y al fin exquisito cadáver, dice uno de mis viejos libros*de texto: «Un jour, la Poésie, tête nue, mains dans les poches, la gouaille à la bouche el la révolte au coeur, est descendue dans le corps d'un adolescent. D'un adolescent qui, à treize ans, avait tout lu, tout retenu, tout compris, mais qui, au lieu d'imiter, tourna en dérision les principes chers à ses maîtres et se fit une règle du "dérèglement" lui même. Jusqui'alors, on avait décrit' ce qu'on vovait ou de qu'on ressentait:l'idéal de RIMBAUD fut de noter "l'inexprimable", de fixer "des vertiges", de créer un univers allégé de toutes les lois de la pesanteur rationnelle et de s'exprimer en un langage direct, "accessible, un jour ou l'autre, à tous les sens"».

Respecto al poema que encabeza esta posada comenta: Dans Ma Bohème on saisira l'un des premiers efforts accomplis par Rimbaud pour arracher la poésie à ce qu'elle avait alors d'affecté et d'académique, et lui rendre un peu de sève réaliste, voire populaire.

* "La France et ses écrivains" par M. BRUÉZIÈRE et G. MAUGER. Collection publiée sous le pattronage de l'Alliance française. LIBRAIRIE HACHETTE, París...

Es curioso, pero del presente poema corren por casa cuatro o cinco traducciones de lo más dispares; tan dispares que llegan a conferirle sentidos distintos y encontrados. No atreviéndome a poner ninguna, servidor, que también tiene su propia opinión, os ha esbozado una... seguramente mala y nada meritoria.

MI BOHEMIA

Pululaba, con las manos cerradas en los bolsillos rotos.
Incluso mi raída chupa se tornaba ideal.
Caminando bajo el cielo iba, ¡oh musa!, tu vasallo.
Caray, cuantos espléndidos amores he soñado.


Mi único pantalón tenía un llamativo agujero.
Pulgarcito, soñador, desmiga a su través rimas.
Mi albergue se encontraba en la Osa Mayor
Y sus estrellas me guiñaban con leve fru-fru


Yo las atendía desde el borde de los caminos,
Aquellas anochecidas de septiembre en que gotas
De rocío corrían por mi frente como vino vigorizante.


O rimando, envuelto en fantásticas sombras,
Cuando como si cuerdas de lira fueran, tensaba
Los elásticos de mis inopes zapatos, el pie en el corazón
.


DISCULPA:
Esto es una interpretación (poética) personal que nada tiene que ver con lo profesional o académico, aunque por lo que se ve por ahí, tampoco es que desmerezca demasiado ni de lo uno ni de lo otro. En fin, que por acabar de una maldita vez doy noticia de lo subrayado.

paletot = chupa > Mi manera de actualizar y adecentar el termino. No traduzco por chaqueta, gabán, chaquetón, chaleco..., porque debe de tratarse de una especie de sobretodo fuera de uso y típico de alguna región de Francia.

devenait idéal = tornaba ideal > Lo tomo como una transmutación de la materia. Mediante la exaltación de su animo, el poeta ve galas donde solo hay harapos.

ton féal = vasallo > Tiene el termino algo de medieval, y lo interpreto como sumisión a la musa creadora.

Petit Poucet = Pulgarcito > Aquel mirmidon del cuento de Perrault que cuando fue a "Carrefur" iba tirando gambas tras de si por encontrar la salida. Dicen que al final se perdió en la sección de bebidas.

fru-fru = frou-frou > Onomatopeya ¿Se acentúa? Yo lo suelo escribir así: frufrú. ¿Es correcto? Igual me da. Sea como sea el termino no me deja indiferente, pues creo yo que, refiriéndose al roce de los vestidos de las femmes que usan "sedas", viene a desvirtuar alguna traducción que por quedar curiosa traduce astros en lugar de estrellas. En realidad "Ma Bohème" es un poema en el que la feminidad...

Mierda, otra vez estoy dispersándome como humo. ¡Qué manía sin enmienda! Es que pierdo reflejos como otros/as orina. Esta misma mañana, sin ir más lejos, en tanto miraba arrobado como los arboles del paseo otoñean y se tornan amarillos, el ciego Fidel volvió a atizarme otro hostiazo de reglamento. En una revolución al ciego Fidel es al primero al que se acogota. Y nadie pregunte si fueron colorados o amarillos los fautores, pues unos y otros lo harían con igual complacencia y alegría. "Los actos de salud publica no se discuten". El ciego Fidel no es de carne y hueso, es de vinagre azufrado y mierda. ¡Joder que tío!. A un buenos días te responde con un "tu puta madre"; a un hasta luego con un que "te den pol'culo"..., y de semejante tenor debéis de imaginaros el resto de sus salutaciones. El caso es que la gente le teme y a causa de su ceguera nadie se ha atrevido a plantificarle una patada donde más duele. Quizá algún día lo haga yo para regocijo del común y alivio de la autoridad; porque esa es otra, que tiene a los guardias de la porra hasta los mismos colgones. El ciego Fidel es enemigo del mundo y de la vida. Un puto perro descastado. Un Licaón* rabioso al cubo. La calle la tiene por suya, y camina como un espadachín desquiciado, propinando bastonazos a todo lo que tenga a mano. En las calles de aceras estrechas con coches aparcados a los lados monta unos conciertos de percusión del carajo. Tuvo el ciego en la ciudad un puesto para la venta de cupones magníficamente ubicado, mas hubieron de quitársele porque le calzó unos altavoces y, soez como solo alguien de su catadura moral puede serlo, gastaba el tiempo en insultar a los viandantes... Venga, por acabar, que cada vez que lo pienso más me duele el bastonazo; que si, listeros, que si, que por desapercibirme de lo inmediato y quedar "colgado" de esa transmutación vegetal que va del verde al amarillo, el ciego Fidel midiome contundente las costillas. ¡Maldita sea su sombra!.

*De este Licaón dicen que procede el termino licántropo (hombre al que el Diablo o Perico el de los Palotes cualquiera cubre por magia con una piel de lobo, y le hace ir errabundo por ciudades y campos, dando aullidos hasta estrangularse las hernias, olisqueando rastros y arremetiendo a frenéticas dentelladas contra todo lo animado). Licaón debía de ser un nombre bastante común entre los señores antiguos, puesto que en el Diccionario de Mitología que tengo a mano vienen al menos ocho, citados por Pausanias, La Eneida, Platón, Suidas, Apolonio, La Iliada, Tácito, Herodoto, Ovidio... El castudo que por el momento nos ocupa, de trato mucho más fácil que el ciego Fidel, fue mandamas de Arcadia e hijo de Pelasgo y Melibea. Tuvo cincuenta hijos de vete a saber cuantas mujeres, y por pelotas y meapilas instauró el culto a Zeus Licio mediante homofagia "sacramental" (merendola a base de chicharrones de mamoncete en adobo como entrante)... Probaba Zeus un día en el Olimpo trazas para beneficiarse con engaño a una dama remolona, cuando llegole a su finisimo y despabilado olfato el tufo del horno oferente de don Licaón. Temió lo peor, amoscose, olvidó por un momento su probada concupiscencia, disfrazose de mendigo, tan fácil para él como encontrar analfabetos escolarizados, y partió sin demora para el convite que el rey de Arcadia daba. Lo que de seguido pasó no viene claro en los libros; parece ser que cuando Zeus hizo acto de presencia, Licaón ofreciole en bandeja de plata a uno de sus propios hijos hecho albondiguillas bien emperejiladas. Entonces Zeus, probablemente celoso de un tipo tan arrogante y brutal como el, transformó al tarugo en lobo, tal como detalla Ovidio en Metamorfosis.
Publicado por Don Gaiferos en 5:01 p. m. |  
Etiquetas: